Que ver y hacer en Covadonga. Visita a Covadonga


Con el objetivo de visitar los Lagos de Covandonga truncado por el mal tiempo, replanteamos la visita hacia las cosas que ver en Covadonga, además de sus famosos lagos, se trata del Monasterio y de la Capilla. Para ir desde Cangas de Onís a Covadonga cogemos el autobús que sale desde Cangas de Onís y nos deja muy cerca del Monasterio.

covadonga_I

Hay que decir que a partir de este punto está prohibido subir con vehículo privado a partir de las 8 de la mañana hasta las 7 de la tarde en temporada alta, cosa que vemos muy bien debido a la enorme cantidad de turismo que hay en este sitio. Tanto el autobús como las restricciones, únicamente funcionan en temporada alta.

Otras recomentaciones 
         

    Tras dejarnos el autobús empezamos a subir un poco, donde en lo alto, observamos la Santa Cueva de Covandonga, donde se encuentra la famosa Capilla donde supuestamente se refugió Don Pelayo en la Batalla de Covadonga. Dicha Capilla es espectacular ya que se encuentra situado en una pequeña cueva situada en mitad de una pared de roca. Este punto suele ser el más agobiante, debido a que suele estar masificado y el camino para llegar es estrecho.

    covadonga_IV

    Siguiendo nuestra visita, un poco más arriba llegamos a una gran explanada donde encontramos entre otras cosas La Casa Capitular, el Museo y la Estatua de don Pelayo. Un poco más adelante encontramos la famosa Basílica de Covadonga, terminada en 1901 y construida con piedra caliza rosa y de estilo neorrománico.

     

    Debido al mal tiempo, decidimos caminar un poco hacia arriba siguiendo la famosa ruta de senderismo de La Reconquista, hasta que éste se empieza a retorcer un poco más y decidimos abandonar, haciendo el camino inverso por la carretera y sacar alguna foto de la Basílica desde arriba.

    Durante la bajada nos encontramos, por fin, con las vacas, con las que intentamos ganarnos su simpatía para que se acerquen donde estamos, hecho que no conseguimos, pero que durante la negociación hubo momentos que parecía lo contrario.

    Otros artículos recomendados