Ruta de la Senda del oso en Asturias


Debido a que esta noche pernoctamos en el área de descanso de Villanueva, en Asturias si te pillan durmiendo fuera de una zona destinada a tal fin te pueden cascar una multa de 300 euros, empezamos nuestra ruta a la senda del oso desde aquí.

Para hacerla alquilamos unas bicicletas en este área de descanso, no recuerdo el precio, pero era razonable. A un escaso kilómetro de aquí encontramos el lugar del que hablamos en otra entrada, el recinto donde están Paca, Tola y Moli.  Momento antes de entrar a un túnel en la senda del oso

Momento antes de entrar a un túnel en la senda del oso. Hay que decir, como mucho ya sabréis, que la senda del oso era un antiguo trayecto minero y que hace unos años fue recuperado para la práctica del ecoturismo en sus diferentes formas.

Otras recomentaciones 
             

        Después de pasar el recinto, un rato más adelante, entre las espectaculares gargantas que atravesamos, encontramos los primeros túneles, alguno de ellos creo recordar que llega hasta los 300 metros, y cuando se atraviesan provoca una sensación que nunca antes habíamos sentido. Eso sí, tienen luz y no dan en ningún momento sensación de agobio.

        Una vez pasada la localidad de Proaza seguimos dirección al pantano que será nuestra primera parada. Justo uno o dos kilómetros antes del pantano encontramos el único punto de dificultad, una pronunciada rampa que no tenemos porque subir montados. Atravesada esta dificultad, llegamos hasta el famoso embalse de las Agüeras desde donde se puede hacer kayak, comer en algún restaurante, o comerte tu taper. Nosotros aprovechamos la primera opción, ya que por 5 euros creo recordad pudimos dar una vuelta al pantano.Embalse de Entrago

        Tras pasar el día volvemos hacia Villanueva, pero en mi caso haré la opción de hacer la otra variante, la que nos lleva a la localidad de Entrago. En este caso hay que decir, que la ruta es un poco más empinada que la anterior variante, pero en este caso hay que decir que tiene más encanto. Un par de kilómetros antes de llegar a la localidad de x, en la mitad de una gigantesca roca, en el lugar donde menos nos esperamos ver a alguien, nos encontramos a gente haciendo escalada.

        Llegada a la localidad de Entrago encontramos una enorme zona de acampada donde, sin duda, recomendamos pernoctar debido a que el paisaje es este punto es mucho más espectacular que en la otra variante de la senda del oso, y seguramente, menos visitado.

        Otros artículos recomendados