Visita a la Cala de Sa Tuna en Begur, una espectacular cala en la Costa Brava


No nos podemos ir de Begur sin realizar la visita a Sa Tuna, la otra gran cala de Begur. Para ir a la cala de Sa Tuna debemos de girar a la derecha en un cruce que hay antes de entrar en el casco antiguo, hay que fijarse un poco en cruces porque está bien señalizado.

Tras una sinuosa carretera, con una pendiente en algunos puntos considerable, llegamos a playa de Sa Tuna. En nuestro caso, en abril, no encontramos aglomeraciones. Siguiendo la carretera llegaremos a un pequeño parking.

Tras estacionar, pasamos por unas casas de pescadores, muy bien conservadas. Y que, como todo lo anterior, respeta lo que en su día debían de ser casas de pescadores, por esa razón mantiene su atractivo.

La cala de Sa Tuna se trata de una playa muy resguardada en la que, en su parte izquierda, podemos acceder acceder a un punto más alto. Por la otra parte, nos encontramos con una gran pared vertical. En su parte inferior, encontramos una pequeña cueva con una profundidad de más de dos metros. Es curioso ponerte encima de las rocas y observar como en este punto puedes observar con total nitidez el fondo del agua.

Tras esta pared mencionada anteriormente, podemos seguir un camino de ronda (camí de ronda) que va por una pequeña península que desemboca en una pequeña isla llamada Punta des Plon.

Por último, decir que si eres aficionado al submarinismo o al esnórquel, debido a la claridad del agua y a la espectacularidad del paisaje, la cala de Sa Tuna es uno de los lugares de la Costa Brava donde debes de ir. En nuestra visita, pudimos observar una pareja de una pareja que practicaban este deporte y sentimos una envidia sana de no poder hacerlo en ese momento.

Si eres un aficionado al esnórquel es uno de los sitios donde no puedes faltar

Otras recomendaciones

Otros artículos recomendados