Senda del Cares. Como llegar y como recorrerla


La Senda del Cares es uno de los puntos que nos producen más interés, es el gran día y pasamos la noche en un camping situado entre Cangas de Onís y Arenas de Cabrales. Lo ideal hubiera sido pasar la noche en Poncebos, pero todos los campings están llenos y por aquí el tema de la furgo está perseguido, así que iniciamos la ruta a primerísima hora de la mañana.

Buscando la ruta del Cares desde Poncebos

Buscando la ruta del Cares desde Poncebos

Otras recomentaciones 
           

      Es en el momento que tomamos el desvío en Arenas de Cabrales cuando se empieza a acelerar el corazón ya que nos da una idea de lo que será nuestra ruta

      En el camino, hasta Arenas de Cabrales es una carretera muy buena que no da la impresión de lo que se avecina, pero es en el momento que tomamos el desvío en Arenas de Cabrales cuando se empieza a acelerar el corazón. Es una carretera muy estrecha, a la derecha tenemos el río Cares y empezamos a ver al fondo las impresionantes montañas. Tras ver cómo está el tema de aparcar, lo hacemos en el aparcamiento que está a 2 kilómetros de Poncebos, creemos que es la mejor opción.

      El aparcamiento que está a 2 kilómetros de Poncebos es una buena opción

      Tras tomar un café, iniciamos la ruta, siguiendo la carretera de momento, un poco más adelante vemos el parking del funicular de Bulnes, por supuesto lleno, lo dejamos a mano derecha y iniciamos la ascensión, todavía sobre asfalto. A partir de aquí, el recorrido está muy bien indicado, hay que decir que la Senda del Cares es la ruta de senderismo más transitada de España y, como es normal, hay muchas facilidades.

      A partir del funicular de Bulnes el recorrido está muy bien indicado en todo momento

      Primera parte de la Senda del Cares

      Primera parte de la Senda del Cares

      Como decíamos anteriormente, la primera parte de la ruta es una subida un poco larga, según para quién, y que poco a poco te va ayudando a asimilar lo que están viendo tus ojos, estás en el corazón de los Picos de Europa, y a primera hora de la mañana, con el aire fresco y los colores del sol matutinos te da una sensación muy placentera.

      Aunque la primera parte de la ruta es un poco dura, el resto es muy llevadero

      Durante la ascensión, podemos ver el desvío que nos llevaría al pueblo de Bulnes, el pueblo más remoto del país, y que automáticamente nuestra cabeza nos invita a reflexionar cómo narices se les ocurriría hacer un pueblo ahí.

       

      Una vez terminada la ascensión, llegamos a la segunda parte de la Senda del Cares. A partir de este momento, nos encontraremos durante varios kilómetros en los que el recorrido es similar. Un estrecho camino, a veces excavado entre las rocas, con el río Cares en el fondo de la garganta.

       

      senda_del_cares_III

      Durante esta segunda parte de la ruta, nos encontramos con las grandes animadoras, las cabras montesas. Estas cabras, cabrucas en asturianu, no tienen miedo a la gente, ya que están tan acostumbradas que incluso en ocasiones te llegan a asaltar en busca de pan, eso sí, no hay que tenerles miedo aunque es recomendable no tocarles los cuernos, ya que les pone de muy mala leche.

      Las grandes animadoras, las cabras montesas no tienen miedo a la gente, y en ocasiones te llegan a asaltar en busca de pan

       

      Tramo final de la Senda del Cares en Caín

      Zona de los túneles en la Senda del Cares

      Zona de los túneles en la Senda del Cares

      Finalizando la segunda parte de la Senda del Cares, llegamos a un pequeño túnel, que no es agobiante ni da miedo, situado un poco antes de una pequeña compuerta que hay antes de llegar a Caín. Una vez ahí, el camino se abre, y aunque queda todavía un poco para llegar, es un poco más ancho y llevadero.
      Una vez llegados a Caín, tras descansar, comer e hidratarlos, tenemos dos opciones, volver a hacer el camino de vuelta por el mismo sitio. O, en el caso de que nos hayan traicionado nuestras fuerzas, coger el autobús que nos llevará en poco menos de una hora hasta el punto de partida.

      En el caso de que nos hayan traicionado nuestras fuerzas, coger el autobús que nos llevará en poco menos de una hora hasta el punto de partida.

      Datos técnicos de la ruta

      Duración: 12 kilómetros desde Poncebos. 24 ida y vuelta
      Dificultad: Media-baja

      Otros artículos recomendados