Viaje a la república sagrada del Surf en Perú


 

11/02/16, Lima, Perú. La plaza Bolognesi se encuentra entre el límite de la capital y el distrito de Breña. Es utilizada de forma exclusiva para el izamiento que se celebra todos los 7 de junio, Día de la Bandera del Perú. Fue inaugurada el 6 de noviembre de 1905. Este monumento y otros más, son algunos de las postales que tienes capturar si vienes a Perú. Foto: Jorge Ceballos

11/02/16, Plaza Norte, El Callao, Perú. El terminal Norte del distrito del Callao es una de las principales puertas de entrada y salida de pasajeros. En él circulan alrededor de 3000 personas diarias que se desplazan entre la zona norte, centro y sur del país. Mientras esperábamos nuestro bus hacia Máncora, pudimos descansar en esté cómodo salón Vip, algo que en Chile pueden disfrutar sólo algunos. Foto: Jorge Ceballos

Otras recomentaciones 
           

      11/ 02/16, El Callao, Lima, Perú. La desigualdad también está presente en este país. En todas las ciudades existen imponentes casas simulando un “barrio alto limeño”. Foto: Camilo Zavala

      11/02/16, El Callao, Lima, Perú. Como también existen las casas a medio terminar. “Aquí la gente construye su casa de a poco dependiendo de la plata que tengan. Por eso están a medias”, nos relataba Walter Vidal, bodyboarder local de Talara, sector de petróleo y tubazos. Foto: Camilo Zavala

      12/02/16. Panamericana Norte, KM 680. El viaje de Lima a Máncora dura aproximadamente unas 23 horas. Durante la travesía, la infinidad de paisajes es variada. En pocos kilómetros puedes encontrarte con manglares y un mar de desierto. Foto: Camilo Zavala

      12/02/16. Piura, Perú. En esta zona norte del país vecino abundan los puestitos de comida criolla. Para la gente que andaba de paso como nosotros, le viene muy bien tanto en lo económico como en lo contundente. Eso sí, te recomendamos analizar bien la manipulación de alimentos antes de optar por comer un seco de res o un sudado de pescado. Foto: Camilo Zavala

      12/02/16. Terminal de buses Eppo, Piura, Perú. La idiosincrasia peruana está lleno de cosas curiosas. Una de ellas es ésta. En rutas interprovinciales como Piura-Máncora, es completamente normal ver cómo equipaje de mano a pavos, gallinas y cerdos. El comercio agrícola es una de las actividades fuertes en esta zona del norte peruano. Foto: Camilo Zavala

      15/02/16, Máncora, Piura – Perú. La variedad de entornos urbanos en este pequeño balneario es impresionante. En sólo cuadras puedes ver el vertiginoso cambio entre pobreza y riqueza. Si llegas a estar en una estas cuadras, manéjate siempre con respeto. Los hermanos peruanos saben identificar a los buscapleitos. Foto: Camilo Zavala

      17/02/16. Máncora surf point, Piura – Perú. Luego de cuatro días al fin entraron y pudimos apreciar el espectáculo natural de una de las olas más concurridas y visitadas del norte peruano. Para los más entendidos, esta onda mezcla un estilo soul surfing con secciones tubulares en donde verdaderamente puedes llegar a alucinar. Foto: Jorge Ceballos.

      18/02/16, Máncora, Piura – Perú. El surf llegó a este país en el año 1942. Allí, Carlos Dogny fundó el club Waikiki, institución precursora de la práctica exclusiva de este deporte de tabla y que perdura hasta hoy. Aquel legado hace que en la actualidad te puedas pillar en el agua gente de todas las edades. En la foto, Miguel de 63 años, matándola en su longboard. Foto: Jorge Ceballos

      19/02/16, Máncora, Piura – Perú. Todo en un solo lugar: Surf, paseos a caballo y restaurantes con pescado fresco del día. Simplemente una delicia. Foto: Camilo Zavala

      19/02/16. Hostal Loki del Mar, Máncora, Piura – Perú. La opción de alojamientos en este balneario es gigantesca. Recorriendo un par cuadras puedes encontrar a un precio conveniente una habitación. Sin embargo, si vienes a este lugar, te recomendamos que reserves inmediatamente una habitación en el Loki Hostel. Por sólo 10 dólares diarios, puedes acceder a este “resort” para jóvenes viajeros. Lo mejor: Está ubicado a sólo metros de la ola. Foto: Camilo Zavala

      20/02/16, Máncora, Piura – Perú. Camilo de a poquito soltando el muñeco. Esta ola cambia constantemente de condición. Si quieres progresar de verdad, tienes que estar todo el día en el agua y aprovechar uno de los máximos privilegios de todo surfista: El agua caliente. Foto: Jorge Ceballos.

      20/02/16, Máncora, Piura – Perú. Les reiteramos nuevamente. Si vienes con respeto y buena onda siempre tendrás nuevos amigos. Foto: Camilo Zavala

      21/02/16. Máncora, Piura – Perú. Haciendo nuevos amigos en esta zona del Perú. Foto: Camilo Zavala

      20/02/16. Rumbo a Talara, Piura – Perú. Luego de 10 días en Máncora, nuestra aventura sigue hacia el sur. Nos dirigimos hacia la ciudad de Talara, para luego llegar  a Lobitos, una de los paraísos formidables para la práctica del Surf. Foto: Camilo Zavala

      21/02/16. Rumbo a Talara, Piura – Perú. En camino hacia Lobitos, la diversidad de paisajes nos seguían sorprendiendo. Enjoy. Foto: Camilo Zavala

      21/02/16. Rumbo a Talara, Piura – Perú. Foto: Camilo Zavala

      21/02/16. Rumbo a Talara, Piura – Perú. Al igual que Chile, Perú también tiene “rocas que hablan”, producto de la erosión natural a lo largo del tiempo. Foto: Camilo Zavala

      21/02/16, Rumbo a Talara, Piura – Perú. Así como hay rocas que hablan, también existen curvas cerradas que desafían hasta a los más avezados conductores.  Foto: Camilo Zavala

      21/02/16. Talara, Piura – Perú. Luego de dos horas en el bus interrural Eppo, llegamos a Talara. Para ir a Lobitos, recomendamos tomar un taxi y regatear máximo 20 a 30 soles. Foto: Camilo Zavala

      23/02/16. Lamentablemente las olas no llegaron a Lobitos, por lo que nos quedamos con las ganas de correr las míticas izquierdas de este lugar. Como premio de consuelo pudimos surfear Baterías, una ola exigente y hueca. Con poco tamaño es bastante peligrosa, ya que si no te pones de pie rápidamente, te vas directo al fondo lleno de rocas y erizos que esperan incrustarse en cualquier parte de tu cuerpo. Foto: Jorge Ceballos.

      24/02/16. Lobitos, Piura – Perú. La mejor temporada de Lobitos es desde Abril a Octubre. Funciona con un swell suroeste y un poco de viento sur. Para alojar, sugerimos la Casona de Lobitos, una antiquísima estructura de adobe que aparte de alojamiento tiene un restaurant con exquisitas comidas. Si tienes suerte, te puedes encontrar con uno de los mejores pescados de esta región: El Perico. Foto: Jorge Ceballos.

      24/02/16. Lobitos, Piura – Perú. Una estación petrolera en medio del desértico camino entre Lobitos y Talara. Foto: Jorge Ceballos.

      24/02/16. Talara, Piura – Perú. En algunas ciudades, los supermercados casi no existen. La mayoría de la gente se abastece de los mercados populares. En la foto, Jorge Ceballos buscando regalos para sus familiares. Foto: Camilo Zavala

      24/02/16. Talara, Piura – Perú. Agradecemos a nuestro amigo Walter Vidal, quien gentilmente nos aventó hasta el terminal de buses. Si vienes a esta zona, no dudes en contactarlo. Foto: Camilo Zavala

       

      24/02/16. Talara, Piura – Perú. “Niños, pórtense bien o no hay Surf”. Foto: Jorge Ceballos

      25/02/16. De vuelta a Lima, Perú. Luego de extenuantes 22 horas de viaje en bus, nos quedaban sólo dos horas para llegar a nuestra última parada: Punta Hermosa, en el sur de Lima. La fisonomía nuevamente nos impacta y desafía a los conductores. Cualquier movimiento en falso y puedes terminar en esto profundos acantilados. Foto: Camilo Zavala.

      26/02/16. Punta Hermosa, Lima – Perú. La mejor forma para trasladarse desde Lima hacia las playas del sur es en micro. Por 5 soles, 500 pesos chilenos, llegas desde Lima a San Bartolo. Sin duda, una de las mejores opciones para recorrer y sacar postales inolvidables. Foto: Jorge Ceballos.

      26/02/16. Punta Hermosa, Lima – Perú. Como decíamos, moverse en transporte público es una de las mejores y más económicas formas de turistear esta zona. Al fondo, la Isla Ballena, lugar donde conviven Gaviotas, Pinguinos, Delfines y Ballenas. Foto: Camilo Zavala

      28/02/16. San Bartolo, Lima – Perú. Tras dos días de adaptación y pocas olas. Vinimos a conocer San Bartolo. Durante nuestra visita, se asomó Peñascal, una de las olas del tipo hawaiianas que tiene el sur de Lima. Si vienes con intención de surfearla, debes traer al menos dos tablas por sobre los 6.7 pies, ya que es una onda que con mucha fuerza y que revienta sobre plataforma de laja volcánica. Un movimiento en falso te puede costar caro. Foto: Camilo Zavala.

      28/02/16. San Bartolo, Lima – Perú. Así como Peñascal, también están las olas del muelle. Si decides darte un baño, ten cuidado con los locales. Esta es una ola que en un día normal pueden haber hasta 40 personas esperando por una ola. Nuestro consejo: “No te preocupes, hay millones de olas ahí afuera. Tómate tu tiempo y tu ola llegará”, Duke Kahanamoku. Foto: Jorge Ceballos.

       

      28/02/16. San Bartolo, Lima – Perú. Esperando la calma y a probar suerte en El Muelle. Foto: Jorge Ceballos.

      28/02/16. San Bartolo, Lima – Perú. Producto del crowd, perdimos de vista a Camilo. Mientras tanto, en la orilla esta familia es un claro reflejo del estilo que se lleva en esta zona del mundo. “Pura Vida, Brother”. Foto: Jorge Ceballlos.

      03/03/2016. San Bartolo, Lima – Perú. “Los peruanos como idiosincrasia son muy hospitalarios y alegres. Viven en el aquí y ahora. Disfrutan al máximo sus olas y lo más impactante de todo: Cuidan el lugar en donde viven. Si te gusta el surf, Perú es uno de los destinos a los que tienes que obligadamente venir. Estamos al lado y aquí la plata es el doble que en Chile. Sin duda, imperdible”, Jorge Ceballos,  25 años, Surfista y estudiante de quinto año de Ingeniería Civil en Obras Civiles, Universidad Diego Portales. Uno de los que más disfrutó de esta gran aventura. Foto: Camilo Zavala

      07/03/16, Aeropuerto Jorge Chavez, Lima – Perú. Luego de casi un mes de viaje, tuvimos que hacer una vigilia de casi 4 horas para nuestro hacia Santiago. Recuerda siempre tener a mano una manta para dormir ya que siempre habrán momentos en los que lo único que puedes hacer es literalmente dormir. Foto: Jorge Ceballos.

      07/03/16. Punta Hermosa, Lima – Perú. No podíamos despedirnos sin antes reconocer a todos los que hicieron posible este viaje. Ellos saben quiénes son. También aprovechamos de darles a gracias a Abraham Bravo y toda la gente de Bravo Surf Camp. Sin ellos, nuestra estadía en Punta Hermosa hubiese muy  distinta. Si viajas, recuerdas siempre ir con la mente abierta a conocer, tolerar y acoger. Hasta la próxima.   Foto: Bravo Surf Camp.

      Otros artículos recomendados

      No se encontraron entradas.