Como ir a Terezín desde Praga. Visita al campo de concentración de Terezin


Para empezar, te explicamos como ir a Terezin desde Praga. Primero de todo, hay que ir a la otra estación de autobuses de Praga, la principal no. Desde ella, en el andén número 7 sale el autobús que sale dirección Litomerice. La hora de salida son las 9 de la mañana. Si quieres hacerlo más fácil, puedes contratar una excursión organizada con guía en castellano desde aquí. Si quieres una excursión más económica, pero con guía en inglés, te recomendamos esta.

Debemos coger el autobús 7 dirección Litomerice a las 9 de la mañana desde la estación secundario de Praga

En 50 minutos más o menos llegas a tu destino, la antigua fortaleza. Como el año pasado estuvimos en Auschwith no nos hacía falta guía, sabíamos más o menos que era cada cosa.

Terezín fue un campo de concentración situado a 50 minútos de Praga

Cementerio judío en Terezin

Antes de entrar a la fortaleza, hay un cementerio judío. Una vez dentro,  a mano derecha, en unos barracones queda un pequeño museo, con fotografías y explicaciones. A mano izquierda entras en lo que fue el campo, con el cartel en alemán,  “el trabajo os hará libres”.

En esta parte, a mano izquierda están los edificios administrativos y a mano derecha está el bloque A, en el que habían barracones en los que vivían hacinados los judíos y presos políticos.

 

 

 

Entrada al campo de concentracion de Terezin

Al fondo hay una cosa que parece un crematorio, pero que en realidad no lo es. Llega un punto en el que atraviesas un túnel de 500 metros, en el que, al salir se encuentra la horca.

 

Continuando la visita en el pueblo de Terezin

Monumento judío en Terezin IIYa en el pueblo de Terezín, puedes visitar el museo del Guetto, en las que se encuentran los dibujos que hicieron los niños de Terezín y que se utilizaron en el juicio de Nuremberg.

En el pueblo también se puede visitar una casa del antiguo Guetto conservada con era entonces, el crematorio, la cámara de gas y el cementerio, en que anualmente se celebra un homenaje a las víctimas.

 

 

La visita concluye con la visita al monumento a los caídos de Terezin en la que año tras año se hace un homenaje de forma anual.

Una vez concluida la visita, acabamos a las 3 y algo de la tarde, fuimos a comer a algún lugar. Acabamos en un pequeño bar del pueblo, donde la camarena no sabía inglés y la carta estaba en checo. Tuvimos que elegir un par de platos al azar y confiar en la suerte. Por suerte, la tuvimos, y estaba buenísimo.

Graffiti en Terezin

A las 5 de la tarde, salió nuestro autobús, desde la plaza del pueblo, hay que especificar, que no el autobús no se coge donde nos dejó cuando llegamos.

Aunque este campo de concentración no es tan grande no espectacular como el de Auschwitz, la visita nos ha impactado tanto, o más, como aquella visita que contamos en la sección de Polonia. Recomendamos, por tanto, su visita.

Sobre las 6.30 llegamos al hostel, donde, tras toda la tarde avisando, el tiempo no dió tregua y se tiró diluviando hasta que quedamos dormidos.

 

Otros artículos recomendados