Día 14. Llegada a Riga. Como llegar de Vilnius a Riga


A primera hora de la mañana nos dirigimos hacía la estación de autobuses de Vilnius desde la que cogeremos el autobús que nos llevará a la capital letona. Existen autobuses que realizan este trayecto directo, más cómodos que los normales y con conexión wifi incluida. Recomendamos utilizarlos.

Cuando termines el artículo te recomendamos echarle a un vistazo a Riga desde las alturas en imágenes  Riga en imágenes 

Nuestra visita a Riga

Una vez atravesada la frontera letona se puede observar como el nivel de vida del país mejora ligeramente. Ya en la estación de autobuses nos encontramos con un mercado con todo tipo de frutas y artilugios.

Otras recomentaciones 
         

    Unos metros adelante, en el mismo barrio, el cual desaconsejamos, encontraremos nuestra pequeña habitación en una casa particular de Airbnb. Un momento subrealista, para recoger las llaves, ya que el propietario no estaba, tenemos que ir a una peluquería en la que absolutamente nadie hablaba inglés.

    Tras esto la odisea, ya que debido a que el sistema de numeración letón es totalmente diferente al nuestro, tras buscar la puerta de nuestra casa en el interior de dos fincas, llegamos a nuestra casa, donde con el tiempo indispensable para realizar nuestras necesidades básicas nos lanzamos a la exploración de Riga.

    La primera impresión antes de entrar en esa parte de parque temático turístico en la que se convierten las ciudades del Este de Europa, es que este esta ciudad está cambiando muy rápidamente. Para nuestra sorpresa, nos encontramos con unos precios bastante más elevados que en Polonia y Lituania, por ejemplo, una cerveza en un establecimiento nos costará sobre 3 euros.

    Tras comer en un local medieval del centro quedamos con varios amigos de Couchsurfing. Un ruso que venía del norte de Rusia, una rusa que trabajaba en Praga y un mexicano.

    El chico ruso hacía una ruta inversa a la nuestra, pero en su caso acababa en Minsk, en Bielorusia. El mexicano, dueño de una fábrica de chocolates, además de aprender cosas de los chocolates locales, los cuales no calificaba muy bien, seguiría su camino hacía Rusia. Con el hable sobre muchos temas, el más caliente sobre los narcocorridos, los cuales negaba su aceptación popular como creía.

    Otros artículos recomendados