Que comer en Francia


Patatas gratinadas

Nuestras recomendaciones

Este plato tiene su origen en los Alpes franceses. Consiste en unas patatas que se hornean, y después se bañan en queso y una crema espesa hecha con varias hierbas aromáticas.

Se cocina hasta que todo quede muy crujiente. Opcionalmente, puede adornarse con hongos o champiñones.

Macarons

Este postre, cuya popularidad se ha extendido mucho en los últimos años, es toda una institución de la repostería francesa.

Se preparan con azúcar, almendra y clara de huevo, y se rellenan de crema. Y no solo son deliciosas, su aspecto es también muy atractivo; pueden hacerse de diversas formas y colores.

Más recomendaciones: Excursiones, donde dormir, alquiler de coches . Síguenos en Telegram

Ideales como tentempié entre horas, como acompañamiento de cafés y tés o como colofón de un buen menú.

Fondue de queso

La fondue de queso, originaria de la frontera franco-suiza, generalmente se prepara utilizando dos quesos típicos: el emmental y el gruyère. Para que el resultado final sea exactamente una mezcla del sabor de los dos, se agrega la mitad de cada uno.

También, dependiendo la región donde se haga, existen otras variantes con quesos como gruyere de Saboya, vacherin, sbrinz, comté o beaufort.

La fondue puede tomarse untando trozos de pan en ella o como acompañamiento de diversos platos e ingredientes.

Soupe à l’oignon

Se trata de una sopa de cebolla, un plato originario de Francia que es de mucha solera, ya que data de la edad media.

En sus orígenes era casi exclusiva de las familias más humildes, pero hoy en día es prácticamente imprescindible en cualquier carta de un menú francés que se precie de serlo.

Su elaboración consiste en cocinar las cebollas lentamente en mantequilla y aceite. Cuando está lista, se sirve cuencos, gratinada, y con un trozo de pan con queso.

Otras cosas que puedes comer en Francia

Les cuisses de grenouilles: O lo que es lo mismo, ancas de rana (la traducción literal de su nombre); en Francia gustan muchísimo. Se cocinan enrollados con harina específica para ese fin. Después, para darles el toque final, se les agrega perejil, sal y mantequilla. Deliciosos.

Ratatouille: Uno de los platos más conocidos de la cocina francesa. Para elaborarlo, se guisan vegetales variados. Después, se aromatizan con especias y hierbas de la Provenza.

Croquetas de bacalao caseras: Las croquetas, aunque tal vez son más populares otros países, son originarias de Francia. Las de bacalao son deliciosas, y una de las variantes más consumidas.

Brioches: Originarios de la región de Alsacia, los brioches son uno de los elementos más populares de la repostería de este país. Se preparan con huevos, leche, azúcar y mantequilla. Pueden consumirse con relleno o sin él.

Boeuf Bourguignon: Un plato realmente contundente. Es carne de buey estofada en ajo, cebolla, vino tinto de borgoña, setas y hierbas. Delicioso.

Confit de pato: Su preparación es laboriosa, requiere de bastante tiempo y no es precisamente barato, pero merece la pena. Se trata de un muslo de pato, salado y escalfado en su propia salsa.

Otros consejos de viaje

Hacer este blog cuesta mucho trabajo, comparte esta página para que podamos seguir creciendo



Otros artículos recomendados

No posts found.