Nuestra visita al zoo de Kadzidlowo en la remota Masuria


Nuestras recomendaciones

En mitad de la región de los lagos de Masuria, en la Polonia profunda, a menos de 20 kilómetros de Mikolajki, encontramos un zoo diferente. Se trata de un zoo en el que puedes estar en contacto directo con los animales. A excepción del lince, evidentemente. Para llegar al zoo de Kadzidlowo desde Mikolajki no hay ningún medio de transporte posible que no sea tu propio coche.

Tomando la dirección Ruciane-Nida desde Mikolajki, en la mitad de una recta, entre gigantescos árboles donde es imposible ver el sol, tomamos un camino que gira a mano derecha. Una vez ahí, tras un par de kilómetros por un camino en el que no falta alguna indicación de “peligro linces”, llegamos a Kadzilowo.

Si todavía no tienes donde dormir te recomendamos estos alojamientos: Przechowalnia Marzeń , Pensjonat Amber ,
 

Una vez encontramos se abre el bosque, encontramos un camino que gira a mano izquierda, unos metros adelante encontramos una caseta y un pequeño parking. Es ahí donde compraremos nuestro ticket para hacer la visita guiada normal, el horario creo recordar que es de 10 a 18 horas aproximadamente y la duración de la visita dura alrededor una hora.

Nuestra experiencia en zoo de Kadzidlowo

Para terminar bien el día, nos acercamos al zoo de Kadzidlowo donde tuvimos uno de los momentos más bonitos del año. Dicho zoo se encuentra en una zona retirada, en la que para acceder, hay que atravesar un camino en un bosque casi selvático. Al llegar al zoo no encontramos a nadie, son las 7 y media de la tarde, una hora muy avanzada para los polacos, por lo que no nos encontramos con nadie. A la otra orilla de la valla se pueden ver ciervos, corzos, un caballo, etc…

Más recomendaciones: Excursiones, donde dormir, alquiler de coches . Síguenos en Telegram

Más adelante nos encontramos, en otro lugar, pavos reales, una madre y una cría de ciervo, etc..
Lo más interesante de la visita fue, cuando en algún punto, coincidimos con un grupo de personas con las que pudimos conversar. Se trataba del director del zoo y de un grupo de profesores venidos desde Italia. Ellos nos invitaron a acceder a la zona donde se encuentran los animales y la verdad es que fue una experiencia para recordar.

Algunos de estos animales sentían curiosidad y se acercaban. Otros nos miraban y seguían comiendo. Si intentabas acercarte demasiado ellos huían. Pero si lo hacías lentamente ellos seguían sin inmutarse, de forma que podías estar a escasos metros de ellos. En un silencio absoluto, únicamente se escuchaba el ruido de la hierba al arrancarla para comer y el ruido al masticar. Una sensación de armonía total con la naturaleza.

Al día siguiente hicimos la visita normal que realiza todo el mundo y que es detalla en el principio de la entrada.

Otros consejos de viaje

Alojamientos recomendados

- Przechowalnia Marzeń
- Pensjonat Amber

Excursiones recomendadas

- Guarida del lobo
- Masuria en bici

Hacer este blog cuesta mucho trabajo, comparte esta página para que podamos seguir creciendo



Otros artículos recomendados