Visita a Ares del Maestrat, uno de los pueblos más bonitos de Castellón. Que ver en Ares del Maestrat


Nuestra visita de hoy nos llevara a uno de los municipios mas bonitos de la provincia de Castellón. Se trata de Ares del Maestrat, un pequeño pueblo que no supera los 300 habitantes y que se encuentra situado en las faldas de los restos de su castillo. Dicho castillo, como no podía ser de otra forma, se encuentra en la parte superior de una muela a mas de 1200 metros sobre el nivel del mar. En el siguiente post de indicamos que ver en Ares del Maestrat y como llegar.

Nuestra visita a Ares del Maestrat

Una vez llegado a Ares del Maestre, tras atravesar las primeras calles, llegamos muy ponto a la plaza del pueblo, donde es posible hacerse un café para coger fuerzas. Hay que decir que Ares del Maestre esta declarado como Bien de Interés Cultural desde el Año 2012.

Cuando termines el artículo te recomendamos echarle a un vistazo a Ares del Maestrat en imágenes 

Tras el pequeño relax iniciamos la visita. Detrás del Ayuntamiento encontramos su iglesia, del siglo XVIII. A partir de aquí empezaremos la ascensión al castillo. Dicha ascensión la puede realizar todo el mundo y cuenta de multitud de miradores donde parar para coger aliento. En la parte alta del castillo podemos ver una pequeña roca que queda de el. Desde aquí es posible ver las vistas mas privilegiadas de Ares por una parte y del resto de comarca por la otra.

Que ver en Ares del Maestrat

  • Castillo templario. Está situado encima de la muela de Ares.
  • Antigua Lonja de Ares. Data del siglo X y hoy en día es el ayuntamiento de Ares del Maestre.
  • Cárcel. Se trata de un edificio del siglo XIII.
  • Barranco dels Molins: En él hay instalaciones hidráulicas del siglo XVII.

Como llegar a Ares del Maestrat

Llegar a Ares del Maestre desde Valencia puede costar un poco más de hora y media. En el caso de Castellón, puede durar algo menos de una hora. La mejor forma para llegar a Ares del Maestre es el coche. 

Un poco antes de llegar a Ares del Maestre debemos superar un pequeño puerto de montaña muy frecuentado por motoristas. La recompensa a tanta curva se tiene a medida que nos vamos acercando, dado que la estampa del pueblo encalado en aquella montaña es cada vez mas digna de postal.

Como nos gusta andar, y queremos disfrutar más de las vistas, dejamos el coche en la cima del puerto. Al lado de un pequeño bar frecuentado por los amantes de la bici. Desde aquí iniciamos nuestro camino a pata del ultimo kilómetro que nos faltara para llegar. Por suerte, poco después del desvío, hay un pequeño camino por el que podemos seguir sin coches de forma mas agradable.

Otros recomendaciones

Otros artículos recomendados