Que ver en Montblanc


Nuestras recomendaciones

En Cataluña hay una gran cantidad de magníficos lugares que visitar; uno de ellos es Montblanc, un pueblo medieval que es la capital de la Cuenca de Barberá, en Tarragona. Por si tienes pensando ir por allí o simplemente tienes curiosidad, vamos a contarte algunas de las cosas que puedes ver. Posee el título de Villa Ducal desde 1387 y su casco antiguo fue declarado como Conjunto Histórico-Artístico en 1948.

Con un pasado marcado por las continuas inundaciones, el actual poblado se erige en un pequeño monte, donde comienza a crecer la villa rápidamente, entrando en auge comercial con la creación del barrio del Mercado y la construcción del castillo y la iglesia.

Posteriormente y a lo largo de varios siglos sufre invasiones, destrucción de sus murallas, incendios, bombardeos, pero siempre parece renacer de las cenizas con nuevos bríos que la colocan hoy como una de las ciudades más importantes de España.

Ofrece al visitante la oportunidad de conocer el Convento de San Francisco, uno de los más antiguos de Cataluña y donde se dice pasó una noche el santo del que toma su nombre. Pero también se pueden visitar antiguos hospitales, como el San Marcial o el San Bartolomé, hasta el Santa Madalena.

Más recomendaciones: Excursiones, donde dormir, alquiler de coches . Síguenos en Telegram

Iglesias como Santa María la Mayor, conocida también como Catedral de la Montaña, y cuya construcción no se terminó debido a la Peste Negra. Otro buen paseo está al recorrer el recinto amurallado que cuenta con varias puertas, entre ellas las de San Francisco, San Jorge, San Antonio y las torres como las de los Cinco Lados y las de Bové.

Construcciones como el Palacio Real, donde los reyes de la corona de Aragón residían ocasionalmente, o la Casa de la Villa, nos acercan al cotidiano de la realeza y los grandes señores de la época. Darse un paseo por la Plaza Mayor y la Calle Mayor nos transporta en el tiempo a la vida de los reyes y personajes importantes de la ciudad.

Para conocer de primera mano la historia de la ciudad y sus habitantes, podemos visitar uno de los varios museos, como el Museo-Archivo de Montblanch y Comarca; el Museo de Art Frederic Marés; el Museo Molinos de la Villa; el Museo de Ciencias Naturales o la Sala de Exposiciones San Miguel.

Variedad de barrios que reflejan la variedad y riqueza cultural de la misma, como Las Arcadas, la Huerta de Viñols, o el Barrio de Montserrat.

Las festividades folclóricas de la ciudad, de las cuales dicen sus habitantes no han sufrido cambios en sus manifestaciones tradicionales. Entre las más representativas podemos contar los Gigantes, construidos en 1864; los Cabezudos; las Grallas de Montblanc; la Banda de Música Virgen de la Sierra y el Dragón y el Águila infantil. No sobra decir que todos los fines de semana hay alguna fiesta en los barrios o pedanías.

Empaparse de la cultura de una ciudad también pasa por conocer sus leyendas, en Montblanc se dice que la leyenda de San Jorge matando al dragón ocurrió en el portal de Sant Jordi. O la leyenda de la Virgen de la Sierra, que cuenta que, la princesa bizantina Eudoxia Láscaris al transportar la imagen hacia Zaragoza, el carro no avanzó más por lo que la dejaron allí hasta el día de hoy.

Su Fiesta Mayor

Si quieres ver la cara más tradicional y festiva de Montblanc, puedes visitarlo durante su Fiesta Mayor, que se celebra entre el 7 y 11 de septiembre en sus plazas y calles. En esos días encontrarás actos de todo tipo: culturales, deportivos, lúdicos y, por supuesto, festivos.

También hay un gran número de actuaciones durante las fiestas. Por ejemplo, en la Plaza Mayor, donde podrás disfrutar de numerosos grupos de folclore local.

La muralla

Uno de sus puntos más interesantes es su impresionante muralla, que se fundó a la vez que el municipio: en 1163. Es algo que es prácticamente inevitable no ver allí ya que, con su extensión de kilómetro y medio y sus más de treinta torres de defensa, rodea el exterior del casco antiguo de Montblanc.

Iglesia de Santa María la Mayor

Otro lugar muy visitado es la magnífica iglesia de Santa María la Mayor, conocida también como La Catedral de la Montaña. Cuando se construyó era de estilo románico; sin embargo, a medida que este municipio fue creciendo fue transformándose hasta llegar a ser la iglesia gótica con fachada renacentista que es hoy.

Disfrutar de su naturaleza

Para disfrutar de la fascinante arquitectura y naturaleza de Montblanc no hay nada como una buena ruta; para eso cuentas con muchas opciones. Por ejemplo, la de Valls- Rojals, en la que, a lo largo de sus más de 12 kilómetros de recorrido, atravesarás lugares tan emblemáticos como la ermita de Sant Josep y, tal y como el nombre de la ruta indica, pasarás por los pueblos de Valls y Rojals, entre otros.

Con la ruta del mirador de la Pena podrás ver el fascinante monasterio de Poblet, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, y disfrutar de impresionantes vistas. Esta ruta puede hacerse en medio día más o menos.

La parte más dulce de Montblanc

A la entrada de Montblanc se encuentra Galletas Rifacli, donde además de los unos famosos barquillos se hacen otras delicias como los carquinyolis, unas riquísimas pastas muy crujientes con almendras, los abanicos, los flautins y otras clases de galletas. Allí organizan visitas guiadas en las que se puede ver el proceso de elaboración. Además, esta localidad cuenta con maravillosas chocolaterías y pastelerías con una gran variedad de productos.

Como puedes ver, en este histórico pueblo medieval tienes montones de opciones, tanto para entretenerte como para empaparte de su impresionante naturaleza, historia y arquitectura.

Otros consejos de viaje

Guías de viaje recomendadas

- Cataluña trotamundos
- Costa Brava (Cataluña nororiental)

Hacer este blog cuesta mucho trabajo, comparte esta página para que podamos seguir creciendo



Otros artículos recomendados