Visita al castillo de Orava. Uno de los grandes castillos de Eslovaquia


Nuestras recomendaciones

Carruaje enel Castillo de Orava

En el día de hoy teníamos que ir al otro extremo de Eslovaquia, a Habovka, un pequeño pueblo situado en los Altos Tatras donde disfrutaríamos de la naturaleza eslovaca, antes de ir allí visitariamos el Castillo de Orava, uno de los castillos más importantes de Eslovaquia.

El camino comenzaba por autopista, donde pronto atravesaríamos una de las más importantes ciudades del país, Banská Bystrica. A los pocos kilómetros, se acaba la autopista, donde la mezcla de camiones, lluvia, tráfico, puertos de montaña y conductores bratislavos suicidas, hacen que la carretera sea peligrosa. La espectacularidad del paisaje es el principal atractivo de Eslovaquia, montañas y montañas, y todo verde.

Por fin llegamos al Castillo de Orava, en eslovaco “Oravský hrad”. Este castillo data del siglo XII y nos cuentan que en él se rodó la película “Nosferatu, el vampiro”, una adaptación de la novela de Drácula.

La visita al castillo de Orava

Castillo de Orava desde abajo

La visita al castillo dura alrededor de dos horas y siempre es necesario ir acompañado de guía. Hay dos opciones, en eslovaco, o en inglés. En nuestro caso, en eslovaco, está claro. Teníamos a nuestro propio traductor.

La visita al Castillo dura alrededor de dos horas y media en la que se inicia la visita en el patio de luces. En él, una guillotina nos da la bienvenida. Poco más adelante encontramos una pequeña capilla del siglo XIII.

Castillo de Orava en Eslovaquia

Poco a poco se va subiendo, primero pasamos por un lugar con vestidos típicos. Más tarde, por otro lugar con cuadros de la época. Además, lugares con utensilios y maquinaria del momento. Antes de llegar a las torres, en algún momento nos encontramos con una habitación con animales disecados. Es la fauna eslovaca, en la que destaca el temible oso. Los guía nos recomienda que nunca nos crucemos con uno.

Al lado del castillo, al ser un lugar turístico, pero sin grandes aglomeraciones, encontramos varios restaurantes, en los que se puede hacer parada y por menos de 10 euros comer un sabroso menú autóctono.

Desde el patio de luces del castillo de Orava

Concluida la visita, la próxima parada será Habovka. Un pequeño pueblo en los Altos Tatras que será nuestro cuartel general en los próximos días.


Otros artículos recomendados