Día 15. Visita al poblado de los Tatras


El museo-pueblo Oravskej dediny, pueblo de Orava en eslovaco, es la reconstrucción de como era un pueblo de la región de Orava en el siglo XVII. En este pueblo podemos ver más de 80 edificaciones de este estilo arquitectónico, muy común tanto en esta zona, como en la parte de los Tatras polacos, como en alguna zona de Hungría.

Para poder acceder al pueblo museo olvídate de ir en transporte público, ya que está situado en un lugar remoto en el interior de los Tatras eslovacos. El precio de la visita es muy económico, ronda los 3 euros, y la visita puede durar perfectamente toda una mañana.

Cuando termines el artículo te recomendamos echarle a un vistazo a Un poblado museo de los Tatras en imágenes 
Otras recomentaciones 
           

      Una vez pasamos la granja, nos encontramos con un edificio muy importante para la economía de la aldea. El molino de agua, edificio que podemos ver tanto dentro, como por fuera.

      Molino de agua

      Molino de agua

      En el interior de las casas, si eres alto, debes de ir con cuidado, ya que la altura media de las personas de la época era muy inferior a la actual. También es curioso ver en cada cada casa su crucifijo, símbolo de la gran religiosidad de los eslovacos, cosa que hoy perdura.

      Interior de una casa

      Interior de una casa

      Existen en el poblado dos iglesias. En la siguiente imagen se puede ver una iglesia, la más grande de las dos, se piensa que data del siglo XV. Es curioso saber que las iglesias de la época se solían rodear por cementerios.

      Interior de la iglesia

      Interior de la iglesia

      En la visita también tenemos una parte dedicada a la agricultura y otro a la ganadería, en el que tenemos cabras montesas, cerdos, y otros animales que solía tener cualquier pueblo de la época.

      En un rincón encontramos un escenario en el que se solían y suelen realizar actuaciones folclóricas.

      Escenario donde hacían actuaciones

      Escenario donde hacían actuaciones

       

      En otro punto del pueblo nos encontramos con un horno, en el que, además de hacerse el pan, también se cree que se realizaría cerámica.

      Antiguo horno

      Antiguo horno

      Una vez terminada la visita, ya fuera del museo, nos encontramos con un escenario en el que por lo visto se suelen realizar actuaciones culturales en verano.

      Otros artículos recomendados