Visita a Auschwitz. Como ir al campo de concentración de Auschwitz desde Cracovia


Como ir a Auschwitz desde Cracovia

Para ir a Auschwitz desde Cracovia hay tres opciones, una de ellas es contratar la visita organizada en castellano, en ese caso lo puedes hacer pinchando a través del siguiente enlace. Para llegar a Auschwitz desde Cracovia en tren es muy fácil. Debes de dirigirte a la estación de trenes de Cracovia y coger un tren que vaya con la dirección Oswieçim. Hay una frecuencia de alrededor 1 tren cada hora, o cada dos horas. Puedes consultar los horarios desde aquí

En el caso de que quieras llegar a Auschwitz desde Cracovia en autobús lo puedes hacer consultando los horarios desde esta página web. La duración del viaje durará alrededor de hora y media. En el caso de que viajes en tren, la estación está un poco alejada del campo de concentración. En el caso del autobús, te deja en la puerta. Si ya tienes claro como ir, te invitamos a leer el resto de nuestro artículo.

Cuando termines el artículo te recomendamos echarle a un vistazo a Auschwitz en 38 imágenes 

Como llegar a Aushwitz desde Varsovia

Para llegar a Auschwitz desde Varsovia, deberás de llegar primero a Cracovia y desde ahí, seguir los pasos anteriores. Puedes consultar los horarios de trenes de Varsovia a Cracovia desde el siguiente enlace

Por otra parte, si estás en Cracovia, te recomendamos esta lista de posibles excursiones desde Cracovia.

Visitar Auschwitz no es algo que sea agradable, ni a lo que todo el mundo está dispuesto a hacer, pero es una cosa que no me cansaré de recomendar a todo el mundo que viaje a Polonia.

 

Nuestra visita al campo de concentración de Auschwitz

En nuestro caso, llegamos allí sobre las 10 de la mañana y nos ocurrió algo curioso. Nos sentamos al lado de una mujer polaca, al ver que hablábamos en castellano, empezó a hablar con nosotros. Esta mujer, por lo visto, había vivido toda la vida en un pueblo cercano. Al principio fue bien la cosa, hasta que llegó el momento que intentó llevarnos por su camino. La mujer era testigo de Jehová, y estaba allí para hablarnos de que a los testigos de Jehová los mataron en Auschwitz. Tras intentar varias veces llevarnos por su terreno, y volver a llevarlo al nuestro nos despedimos de ella.

Al comenzar la visita, en Auschwitz I tenemos el famoso letrero que se puede observar en la primera imagen que ponía “El trabajo os hará libres”. Se cuenta, que a los músicos, cuando ingresaban en el campo nuevos judíos les hacían tocar música alegre.

El objetivo de la visita es humanizar la cifra de 1.400.000 muertos

Pienso que el objetivo de la visita, en todo momento, es humanizar la cifra de 1.400.000 muertos que se creen que se mataron aquí. Por ello, se entra en una sala en la que está llena de maletas con el nombre de su dueño. Más tarde se entra en una sala en la que hay una montaña de pelo. Dicho pelo, lo usaron para hacer sacos, se sabe que eran de humanos asesinados en Auschwitz porque contienen restos del gas con el que los asesinaban. 

En estos barracones, vivía la gente. Cada persona estaba marcada con un símbolo. Dichos símbolos podían diferenciar si eras judío, si eras preso político, homosexual, o testigo de Jehová. En cada piso de cada litera dormían tres personas totalmente hacinados. Tampoco tenían ningún tipo de calefacción y se sabe que el invierno de 1942 fue especialmente duro en Polonia.

El invierno de 1942 fue especialmente duro en Polonia

Los presos privilegiados

Existían los famosos presos privilegiados, que eran propios judíos que cumplían la función de guardias. Estos judíos solían ser psicópatas, chivatos y gente sin escrúpulos que vivían en unas condiciones mejor. Por otra parte, cada persona disponía de escasos segundos para hacer sus necesidades. Esos segundos sin ninguna intimidad y con los soldados detrás velándolos.

Presos políticos

Dentro del campo de concentración de Auschwitz existía el muro de los presos políticos.En él se tenían que poner con las manos en la nuca hasta que alguien disparaba el gatillo. En todo momento se pueden ver como estaba todo amurallado y con multitud de puestos de vigilancia, razón por la que muy poca gente consiguió escapar de aquí. Cuando eso ocurría, en busca de delatores, los que se quedaban pagaban la ira de los soldados nazis..

Finalizando la visita a Auschwitz I, se puede ver todavía el crematorio. En el caso de la cámara de gas, hay que decir que no la destruyeron, ya que al construirse Auschwitz II pasó a ser un edificio administrativo y se les olvidó destruirla.

La visita a Auschwitz II va incluido en el precio de la visita

La visita a Auschwitz II

Por la tarde, con el tiempo justo para comer, fuimos a visitar Auschwitz II con un autobús cuyo precio va incluido en la visita. Se trata de un recinto, situado en una explanada, que es varias veces más grande que el campo de Auschwitz I, con varias veces más de barracones, con varias cámaras de gas más grandes, con una línea férrea que trasportaba a los presos directamente al campo de concentración, etc,..

En estos vagones se transportaban hacinados desde decenas de guetos de toda Europa, o desde otros campos de concentración. Una vez bajaban eran seleccionados, los que eran elegidos tenían “la suerte” de sobrevivir lo que pudieran, las personas solían aguantar 3 meses de media. Los que no eran seleccionados, eran llevados directamente a las cámaras de gas.

Si sabían que iban a morir, ¿porqué no se rebelaban? Es lo que todos nos preguntamos. El tema es que les daban lo justo para comer, y no es lo mismo pensar con el estómago lleno, que con el estómago vacío. De todas formas, si hubo algún motín sería sofocado rápidamente a golpe de metralleta.

Cuando los nazis sabían que iban a perder la guerra comenzaron la destrucción de pruebas. En el caso de Auschwitz II, las 4 cámaras de gas fueron destruidas totalmente.

Al lado de las cámaras de gas está el monumento a las víctimas del holocausto.

Una vez concluida la visita, sobre las 6 de la tarde, cogimos el bus hacia Cracovia a la que llegamos en poco más de una hora.

Distancia de Auschwitz a las principales ciudades de Polonia

  • Varsovia: 313 kilómetros
  • Cracovia: 67 kilómetros
  • Lodz: 222 kilómetros
  • Gdansk: 580 kilómetros

Otros artículos recomendados