Que ver en Castro Urdiales. Visita a Castro Urdales


Nuestra siguiente parada en Cantabria es en la localidad de Castro Urdiales. Nuestra visita comienza con una misión  difícil a finales de julio, intentar conseguir aparcamiento sin pagar la zona azul. Castro Urdiales está lleno de y su precio no es precisamente barato.

 

Panorámica de la playa de Castro Urdiales

Panorámica de la playa de Castro Urdiales

Otras recomentaciones 
             

        Una vez conseguida nuestra misión empezamos nuestra ruta desde la parte oeste del pueblo, al lado de la playa de Ostende, una playa arenosa en la que tenemos servicios como restaurantes y duchas. En el momento que realizamos la excursión, el tiempo no es agradable, ya que cae un poco de lluvia, hecho que no impide que haya algún bañista, la gente del norte es de otra pasta.

         

        Puerto de Castro Urdiales

        Puerto de Castro Urdiales

        Caminando durante 10 minutos llegamos al centro de Castro Urdiales, la primera impresión es de asombro, ya que encontramos el puerto, un poco más atrás el conjunto histórico y, al fondo, sobresaliendo, una iglesia, mas adelante hablaremos de ello.

         

        Puerto y casto histórico de Castro Urdiales

        Puerto y casto histórico de Castro Urdiales

        A la derecha del puerto, dirección Bilbao, encontramos un bonito paseo marítimo bastante alargado. Es un sitio muy agradable, el único problema es que en este momento, a finales de julio, creemos que medio Bilbao está en Castro Urdiales y esta un poco masificado.

        castro_urdiales_II

        Pasando el pequeño puerto, subiendo por unas escaleras que bordean la costa, llegamos al conjunto histórico, del que sobresale una iglesia con aspecto de Catedral, la Iglesia de Santa María de la Asunción que da la idea de la importancia económica que tuvo Castro Urdiales en el momento de su construcción. Desde aquí, además de disfrutar del conjunto histórico tenemos unas vistas privilegiadas de Castro Urdiales

        castro_urdiales_X

         

        Volviendo hacia la furgoneta, pasando por la zona de bares, intentamos probar algún pintxo, tarea dificil por la abundancia de gente. Eso sí, queda otra vez palpable que en vez de estar en Castro Urdiales parece que estemos en el casco viejo de Bilbao, el cual visitaremos en los próximos días. En todo caso, la visita ha sido muy recomendable.

         

        Fotos de Castro Urdiales